La naturaleza imita al arte: una Bienal en San Miguel de Abona

Posted on Posted in Sin categoría

Samir Delgado, poeta y crítico de arte 

En la isla es verdad que la naturaleza imita al arte: el paisaje auroral de nuestro territorio volcánico a veces parece una abstracción geométrica y otras muchas simboliza el surrealismo puro, las más veces parece postromántico y tantas otras hiperrealista. Todo gracias al devenir del papel paradigmático del artista que muy especialmente ha configurado en cada siglo el imaginario de lo insular por medio de las diversas modalidades de creatividad.

Nuestras islas son un atelier sin fronteras, el espacio genuino de las islas de la Macaronesia que desde los griegos ha representado el paraíso terrenal, un lugar para la buenaventura existencial, el topos primitivo de realización utópica. De ahí que la convocatoria de una Bienal de arte contemporáneo en el municipio de San Miguel de Abona signifique la puesta al día del idilio singular de las islas con el hecho pictórico, con la manufactura escultórica, con la ideación fotográfica, con los nuevos vectores tecnocreativos de esta segunda década del milenio.

La Bienal de arte contemporáneo de San Miguel de Abona es verdaderamente un ajuste de cuentas maravilloso con muchos de los capítulos de la intrahistoria del arte canario, más aun cuando la convocatoria artística lleva por nombre Eve-Maríe Zimmermann, un acertado homenaje póstumo a otra más de las figuras del pasado como la artista europea que enraizó un día su ensueño creativo en Tenerife, repitiendo para feliz desenlace la constante dialéctica entre la visita crucial del extranjero y la consumación del romance mágico insular.

Y también es un buen momento para la convocatoria de la Bienal de arte contemporáneo en San Miguel de Abona al cumplirse el cuarenta aniversario de la firma del Manifiesto de El Hierro, aquel llamamiento de 1976 que artistas diversos de nuestro país pronunciaron a favor de la democracia, de la cultura y del arte universal hecho desde las islas. Ahora mismo, ante el trágico discurrir de las coyunturas geopolíticas internacionales, nada mejor que un encuentro con el arte para la búsqueda, para el hallazgo, el pronunciamiento del artista en un mundo-escaparate que requiere más que nunca el signo revelatorio de la imaginación creativa y la aportación ética de nuevas objetualidades, alejando la experiencia sobre el mundo de nuestro alrededor del agobiante código de barras y la turificación masiva de lo bello.

Desde tiempos de los guanches a nuestros días de ciberespacio, el arte cumple un propósito fundamental para la recreación existencial y el cultivo de la perplejidad en la vida humana, ofreciendo respuestas y brindando interrogantes sobre el destino colectivo y global de la humanidad. Una bienal de arte contemporáneo en San Miguel de Abona hace que el mito reviva, que la isla conjugue los verbos de lo diferente, de la originalidad, de lo igualitario, haciendo que sea verdad -nuevamente y como si fuera ayer mismo- aquel dilema filosófico de que hasta la propia naturaleza, en su regularidad aparente, llega a imitar las trepidantes manifestaciones del arte.

SOBRE EL AUTOR

One thought on “La naturaleza imita al arte: una Bienal en San Miguel de Abona

  1. esdi ficil sabes que vino primero si el huevo o la gallina, pero en el caso del arte y la naturaleza es como cpreguntar si fue primero el huevo o el dron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *