Eve-Maria Zimmermann por Azucena Arteaga Medina

Posted on Leave a commentPosted in OPINIÓN

Han pasado años, y la imagen de los óleos de Eve-Maria Zimmermann no se han borrado de mi mente, a mi lado, en el escritorio me acompañan varios catálogos, que seleccioné para ayudarme a escribir, sin embargo, no me es necesario abrirlos, el impacto de su obra, fue tan grande, que recuerdo las veladuras de sus lienzos y tablas como si pudiera tocarlas, como quien roza con curiosidad y miedo las tenues cortinas que ocultan un gran secreto.

Un secreto de tonos ocres, con olor a dunas excavadas, que siguen enterrando un mensaje, y el mensaje relata la extraña belleza de lo sumergido por el tiempo y lo frívolo, donde la ruina y la vida son un solo concepto indivisible y donde el hombre, la muerte, lo inerte o el paisaje se adivinan inseparables.

Cada lienzo, nos invita a adentrarnos en un secreto indescifrable, como la existencia misma, o quizás nos conduce a entender que con sus hermosos ojos y su silencio, Eve supo aprehender a vista de pájaro, nuestro mundo, atemporal y extraño, extirpando todo lo ausente de importancia trascendente.

Sólo horizonte, estratos, raíces, rostros de gesto inquietantes, animales, insectos, la tierra abierta como un libro, civilizaciones ocultas y seres mudos que las habitan, la antigua danza entre la vida y la muerte… cada pincelada habla desde la ausencia del correr , de las modas o la tecnología, desde lo eterno de la caducidad y a la inversa.

Me confieso devota de toda su obra, sin embargo, recuerdo con especial afecto, dos piezas:

La primera de ellas, es su primera obra conocida, un pequeño lienzo e ingenuo, realizado en su más tierna juventud, donde ella se retrató como una Alicia que descubre un universo nuevo, entre lagartos gigantes y fósiles, bajo un cielo nocturno transitado por un zeppelín… esta obra parece el presagio de un largo viaje tanto interno como externo, en el cual Eve, profundizaría a través de la pintura, en el conocimiento del mundo que nos reveló.

En el segundo lienzo que cité, (de mismas proporciones) y esta vez, creado desde la madurez técnica e intelectual de una gran pintora, aparece un escalofriante ser híbrido con alas, entre fósil y vivo que sobrevuela un paisaje arenoso habitado por una civilización en ruinas, una escena apoteósica, trasmitida con una serenidad exenta de drama, la recuerdo o la percibo como el extremo de un hilo, el del conocimiento de ese mundo, que en la primera pieza comenzaba a descubrir.

Conocer a Eve – Maria Zimmermann, su universo plástico y su persona fue sin duda, una experiencia mística.

Tuve el privilegio, de disfrutar del misterio de sus óleos, en la Sala Conca, y de ser invitada, repetidas veces, en su casa y taller de San Miguel de Abona.

Y tengo la certeza de que otros amigos, vecinos y familiares, entenderán la agradable sensación que te embargaba al atravesar el umbral de aquella antigua casa canaria, recibidos por Eve-Maria y Gotthart Kuppel.

La elegancia intrínseca de Eve Maria, el lenguaje de su mirada enérgica y serena, su voz dulce y parsimoniosa, su cuidadosa hospitalidad, reflejada en cada mínimo detalle, la profundidad mistérica de sus óleos, el aurea perfumada de azahar o dama de noche, el delicioso aroma que surgía del fuego de su sabia cocina;… su presencia contagiaba paz a cada ser y objeto de aquel santuario entre canario y alemán, decorado con su exquisito gusto, donde cada obra de arte, y cada objeto, exhalaban espiritualidad.

Debo decir que a pesar, de lo interesantísimo que resultaba su recorrido vital, Eve nunca hablaba de su pasado, ni de las claves de su discurso pictórico. Ella nos dejó con su elegante silencio, con la riqueza de su recuerdo, y nos legó la belleza y la sabiduría que emergen de sus lienzos, como surgían sus imágenes del lienzo sin boceto alguno.

Así con esa naturalidad metafísica, brotará siempre en la mirada del espectador atento la admiración hacia los óleos de Eve-Maria Zimmermann.

Azucena Arteaga Medina

“Una Bienal de Arte Emergente es un estímulo para la creación y una promoción de primer nivel de nuestras obras”.

Posted on Leave a commentPosted in Sin categoría

Víctor José Socas Guerra,
Artista Visual/Docente/Doctor

Una Bienal de Arte emergente es un estímulo para la creación y una promoción de primer nivel de nuestras obras. La Bienal Internacional de Arte Contemporáneo Emergente, EVE-MARIA ZIMMERMANN, de San Miguel de Abona, (BACOS), supone en este sentido una propuesta valiente y honesta que nos abre sus puertas para que formemos parte de ella y la disfrutemos desde su nacimiento.

En BACOS existe un espacio dedicado al mundo audiovisual; una forma de arte que se mueve con total normalidad en nuestra sociedad sin tener en cuenta las diferencias culturales, sociales, religiosas etc… Su gran versatilidad y multifuncionalidad, y su gran capacidad para convivir con naturalidad en espacios dedicados preferentemente a las artes nobles hacen del audiovisual un ser emancipado de cualquier cliché.

Esta libertad de la que goza permite la fácil incorporación de usuarios pero exige a la vez un conocimiento de las herramientas a usar para evitar convertir el producto creado en un simple juego de casualidades. Su dependencia de las continuas evoluciones tecnológicas nos permite siempre enriquecer el discurso en cada una de sus formas. Esas formas pueden ser físicas, como los humanoides de Tony Oursler, que nos llenan de compasión y de necesidad de ayudar. O formas estructurales, como las narrativas no lineales de Eija-Liisa Ahtila, que nos involucran de tal forma en la recomposición del objeto creado que nos hacen coautores de su propio trabajo, reafirmando a Roland Barthes y la metafórica muerte del autor.

Nos encontramos, en el transcurso de un trepidante proceso de desarrollo de las tecnologías en el arte que ha provocado a la fuerza un cambio en el espectador; ya no es tan sólo un usuario pasivo que busca una nueva historia, ahora es un espectador activo que exige también vivir nuevas experiencias. Aun así, todavía quedan muchas formas narrativas o de comunicación por descubrir, y las herramientas están ahí, presentes para ser utilizadas, combinadas, recuperadas y hasta creadas.

Decía Bill Viola que “el arte debe ser un componente de la cotidianidad o no es sincero”. Al elemento de lo cotidiano podemos añadir el elemento de la pasión como guía base de nuestras propuestas artísticas.

Como docente de Medios Audiovisuales de La Escuela de Arte y Superior de Diseño Fernando Estévez es un honor formar parte del equipo colaborador de la Bienal e insto a todos a participar cada cual con su voz y a disfrutar de esta fiesta del arte que es BACOS.

SOBRE EL AUTOR

Convertir la vida en arte, no el arte en vida.

Posted on Leave a commentPosted in Sin categoría

Convertir la vida en arte, no el arte en vida.

Dimas Prychyslyy, poeta y literato

 

Cuando leí por primera vez el proyecto de BACOS (Bienal Internacional de Arte Contemporáneo Emergente Eve-Maria Zimmermann) no pude evitar sonreír, pensé que Dioniso y Apolo se habían unido al fin, acaso en defensa propia. Me sorprendió la geminación sutil del nombre, la idea de un lugar para el arte contemporáneo en el municipio donde los libros me salvaron del hastío, me sorprendió encontrarme algunos espacios, más que familiares para mí, abiertos repentinamente a acoger propuestas de jóvenes artistas tanto nacionales como extranjeros. Algo ha cambiado, pensé. Y es que si hay algo que caracteriza al municipio es su capacidad de acoger al que llega de fuera, yo doy fe de ello y Eve-Maria seguro que lo corroboraría. En este caso la acogida genera mucho más entusiasmo, enormes expectativas, se presenta como una apuesta ambiciosa pero no por ello menos generosa y gratificante. Apostar por el arte es apostar por la gente, creer en la forma en la que alguien concibe el mundo y lo que le rodea es una fórmula de cambiar y combatir este en el que vivimos, es una labor humanística que solo las mentes más lúcidas promueven con el fin único de ofrecer un conocimiento relacionado con lo sensorial y lo sensible, de abrir puertas a nuevas perspectivas.

La bienal surge como un proyecto de lo más llamativo, no solo en el ámbito insular, también en el nacional. Las grandes urbes han acaparado durante demasiado tiempo las manifestaciones artísticas más prometedoras, han acogido a los genios nacientes, han favorecido como mecenas avarientos las conglomeraciones artísticas con el fin, perdónenme la osadía, de exprimir, en el peor de los sentidos, al creador novel, novato, desvalido. Desde hace unos años a esta parte se han venido desarrollando proyectos a lo largo de toda la geografía española que han pretendido llevar a cabo esa descentralización del arte.

Pequeños pueblos, exóticos emplazamientos, buenas ideas y nuevos horizontes han permitido que la labor artística llegue a sus habitantes como algo cotidiano, han sabido convertir la vida en arte, no el arte en vida, ese es su mayor logro.

Ahora San Miguel de Abona se suma a este tipo de iniciativas, ofrece su geografía única, la calidad de sus gentes, el espíritu tranquilo a la vez que insaciable de novedades de aquellos que lo habitan para convertir la periferia en centro, para poner el foco de la atención en el margen, para tender puentes efímeros y paradójicamente eternos entre todas las orillas que quieran conectar con la suya.

Este BACOS, este Dioniso, habla, a fin de cuentas, el lenguaje de Apolo, fundirá lo telúrico y lo inefable en obras que darán testimonio sobre la forma más profunda del ser y del estar humano, dándoles un lugar, un valor y una resonancia. Frente al creciente utilitarismo que experimentan los oficios en la actualidad, frente al pánico generalizado ante los supuestos renacientes “vagos y maleantes”, apuestas como la presente bienal nos sitúan en una incomodísima postura en la que no nos queda más remedio que el de revalorar la situación actual, replantearnos la vida y establecer de nuevo nuestras prioridades. Los espacios de sensibilidad son absolutamente necesarios frente a los lugares de utilidad dado que nos recuerdan, lejos de lo que somos capaces de producir, qué es lo que somos en esencia.

 

SOBRE EL AUTOR

Abramos horizontes y demos “alas al arte”

Posted on Leave a commentPosted in Sin categoría

Elena García
Coordinadora | Art Madrid

 

Fue toda una sorpresa encontrar y conocer a Samuel de León en Art Madrid y enterarme directamente por él de la creación de una bienal de arte que se había gestado en el municipio de San Miguel de Abona y que ya, totalmente fraguada y consolidada, la estaba dando a conocer en Madrid. Y, más aún, que pasado un tiempo, se me propusiera ser partícipe de dicho proyecto. Formar parte del equipo colaborador de un evento de estas características y precisamente en Canarias, mi lugar de origen, me parece ante todo, un privilegio.

BACOS, Bienal Internacional de Arte Contemporáneo Emergente Eve-Maria Zimmermann, será un lugar de proyección para artistas noveles de cualquier lugar del mundo, una plataforma que motivará la relación, intercambio y colaboración entre ellos, y que al tiempo ampliará el campo de difusión a sus obras. Tener la oportunidad de ver in situ, lo que se está produciendo tanto dentro como fuera de nuestras fronteras en las artes plásticas y visuales contemporáneas (a pesar de las limitaciones que genera el propio territorio, la insularidad, con su consabida complejidad en los desplazamientos y los costes que eso conlleva), hace que una idea como esta, multiplique su importancia con respecto a otras en territorios continentales.

Promocionar el municipio de San Miguel de Abona con una bienal de arte contemporáneo, hace que esta iniciativa se posicione más allá de un simple reclamo turístico convencional, puesto que aportará tanto a su población como a todos los que se acerquen al evento, uno de los valores más importantes que una sociedad o colectivo humano tiene para disfrutar y compartir: la cultura, para centrarse concretamente dentro de ella, en el gran abanico de posibilidades expresivas actuales que aportan las artes visuales. La apertura de un municipio hacia este tipo de arte emergente actual, sensibiliza, enseña, acrecienta e incorpora a sus habitantes a la contemporaneidad.

BACOS, apuesta y defiende el arte contemporáneo como un elemento fundamental de actualidad, de nuevas tendencias, de ideas sorprendentes, atrevidas y renovadoras, que puedan revolucionar el arte y aportar nuevos horizontes e incluso, por qué no, abrir inéditos e innovadores caminos en él. De hecho, sabemos que nuestras islas han sido en otras ocasiones puente de unión entre creadores y movimientos artísticos relevantes. Recordemos la aventura surrealista, un período artístico que tuvo en las islas un importante arraigo, particularmente en Tenerife, donde un interesante grupo de artistas canarios mantuvieron un estrecho vínculo con el surrealismo parisino, dando lugar a que esta isla, en el año 1935, fuera la sede de un acontecimiento de tal envergadura y relevancia, en aquel tiempo, como la segunda exposición internacional surrealista. Otros ejemplos del pasado y presente artístico, dignos de ser mencionados, al que pertenecen artistas claves oriundos de Canarias cuyos nombres han traspasado notoriamente nuestras fronteras son: el grupo EL PASO, incluido dentro de las tendencias del informalismo y expresionismo abstracto de mediados del siglo XX y la denominada Generación de los 70.

San Miguel de Abona, gracias a BACOS se convertirá en un municipio pionero en la transmisión de culturas interdisciplinarias dentro del ámbito artístico-visual, aportando a su población una sensibilización artística que, sin duda, se contagiará a través de todas las actividades que conformarán esta bienal: debates, talleres, arte en la calle, contacto con las nuevas tendencias audiovisuales, cine en formato cortometraje, instalaciones...

BACOS apuesta y defiende el arte contemporáneo como un elemento fundamental en la vida cotidiana de un pueblo, como algo que lo llene culturalmente y que a la vez le sirva como herramienta pedagógica y, por supuesto, de disfrute.

Podríamos por tanto augurar que esta Bienal Internacional de Arte Contemporáneo puede ser el comienzo de otra posibilidad de conexión entre el arte de nuestras islas y el exterior; algo que nos ayudará a ser más conocidos en otras latitudes, a la vez que acercará a nuestro espacio territorial a artistas de cualquier parte del mundo; con toda la interrelación, correspondencia, intercambio de ideas, experiencias y retos artísticos que eso conlleva.

Abramos horizontes y demos “alas al arte”.

Más sobre la autora

La naturaleza imita al arte: una Bienal en San Miguel de Abona

Posted on 1 CommentPosted in Sin categoría

Samir Delgado, poeta y crítico de arte 

En la isla es verdad que la naturaleza imita al arte: el paisaje auroral de nuestro territorio volcánico a veces parece una abstracción geométrica y otras muchas simboliza el surrealismo puro, las más veces parece postromántico y tantas otras hiperrealista. Todo gracias al devenir del papel paradigmático del artista que muy especialmente ha configurado en cada siglo el imaginario de lo insular por medio de las diversas modalidades de creatividad.

Nuestras islas son un atelier sin fronteras, el espacio genuino de las islas de la Macaronesia que desde los griegos ha representado el paraíso terrenal, un lugar para la buenaventura existencial, el topos primitivo de realización utópica. De ahí que la convocatoria de una Bienal de arte contemporáneo en el municipio de San Miguel de Abona signifique la puesta al día del idilio singular de las islas con el hecho pictórico, con la manufactura escultórica, con la ideación fotográfica, con los nuevos vectores tecnocreativos de esta segunda década del milenio.

La Bienal de arte contemporáneo de San Miguel de Abona es verdaderamente un ajuste de cuentas maravilloso con muchos de los capítulos de la intrahistoria del arte canario, más aun cuando la convocatoria artística lleva por nombre Eve-Maríe Zimmermann, un acertado homenaje póstumo a otra más de las figuras del pasado como la artista europea que enraizó un día su ensueño creativo en Tenerife, repitiendo para feliz desenlace la constante dialéctica entre la visita crucial del extranjero y la consumación del romance mágico insular.

Y también es un buen momento para la convocatoria de la Bienal de arte contemporáneo en San Miguel de Abona al cumplirse el cuarenta aniversario de la firma del Manifiesto de El Hierro, aquel llamamiento de 1976 que artistas diversos de nuestro país pronunciaron a favor de la democracia, de la cultura y del arte universal hecho desde las islas. Ahora mismo, ante el trágico discurrir de las coyunturas geopolíticas internacionales, nada mejor que un encuentro con el arte para la búsqueda, para el hallazgo, el pronunciamiento del artista en un mundo-escaparate que requiere más que nunca el signo revelatorio de la imaginación creativa y la aportación ética de nuevas objetualidades, alejando la experiencia sobre el mundo de nuestro alrededor del agobiante código de barras y la turificación masiva de lo bello.

Desde tiempos de los guanches a nuestros días de ciberespacio, el arte cumple un propósito fundamental para la recreación existencial y el cultivo de la perplejidad en la vida humana, ofreciendo respuestas y brindando interrogantes sobre el destino colectivo y global de la humanidad. Una bienal de arte contemporáneo en San Miguel de Abona hace que el mito reviva, que la isla conjugue los verbos de lo diferente, de la originalidad, de lo igualitario, haciendo que sea verdad -nuevamente y como si fuera ayer mismo- aquel dilema filosófico de que hasta la propia naturaleza, en su regularidad aparente, llega a imitar las trepidantes manifestaciones del arte.

SOBRE EL AUTOR

La Facultad de Bellas Artes de la ULL abre sus puertas a BACOS.

Posted on 1 CommentPosted in Sin categoría

Con motivo de la próxima apertura de convocatoria de la Bienal Internacional de Arte Contemporáneo Emergente Eve -Maria Zimmermann, la organización de la Bienal ha visitado la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de La Laguna para trasladarle a profesorado y alumnado toda la información relacionada con las bases, la apertura de dicha convocatoria y demás información relacionada con este proyecto que pretende posicionar a San Miguel de Abona como un referente de arte contemporáneo para artistas emergentes.

El encuentro ha abierto la posibilidad de nuevas líneas de acción que se centran, fundamentalmente, en la promoción y colaboración con las principales escuelas y facultades de bellas artes de la Unión Europea.